Nuestra hija tiene cinco años y un retraso madurativo que empezó a los siete meses con una hipotonía, sin que sepamos la causa que la provoca. Desde entonces hacemos todas las terapias que vamos conociendo. La última ha sido Syntonic. Gracias a Marival ha sido muy cómodo y fácil hacerlo, hemos podido hacerlo en casa, y la niña se ha encontrado muy cómoda con el tratamiento, era un momento de relajación diario.

Después de treinta sesiones hemos notado cambios importantes y grandes avances: controla el pis, ha mejorado bastante su atención, a nivel motor tiene unos movimientos más seguros, levanta y mantiene más la mirada.
Sin ninguna duda, volveremos a repetir más sesiones cuando Marival nos diga.
Pilar y Teresa.