Tras una diplopia (visión doble)) consecuencia de una embolización me puse en manos de Marival. Gracias a las técnicas empleadas, su paciencia, atención y cariño he conseguido recuperarme en tiempo récord.

Todos los que han pasado por este proceso entenderán que recuperarse rápida y eficazmente permite recobrar de manera satisfactoria una calidad de vida que, en mi caso y tras el susto, daba por perdida.

En el plano personal, Marival has conseguido que volviera a sonreír tras una experiencia realmente complicada.

Te deseo lo mejor, un beso grande.

María Victoria